viernes, 19 de diciembre de 2014

#poema27

ADIÓS A LA PIPA
Ahora – antes de pasar a otro poema-
mereces que te cante,
pipa inglesa;
y que te encienda
en la brasa
de una estrella.
… Dulce amiga morena,
de mis labios siempre suspensa
lo mismo que una novia,
enrollándome siempre en las virutas
de su azul cabellera…

Sí, eres digna de que te bese y te cante
una vez más, pipa inglesa,
ahora que tendré que abandonarte,
pues lo manda el Doctor…
Adiós, mi novia buena.
Ya nunca más he de tragarme
– en cándidos vellones-
mi diaria comunión:
tu corazón de fuego, compañera…

Adiós, adiós… Ya que no puedo…
hacerte un ataúd como yo quisiera
– rebrillante de gemas-,
permite que te encierre en el estuche
de este humilde poema.
¡ Atado con la cinta del último espiral,
amada pipa inglesa!
Gutiérrez Albelo, Emeterio

No hay comentarios:

Publicar un comentario